Noticias

Symbiota desarrolla ecosistemas bacterianos in vitro para optimizar los estudios preclínicos con fármacos

Gracias a su tecnología, la empresa puede sintetizar y reproducir un ecosistema bacteriano a través de una muestra real, manteniendo la funcionalidad y las proporciones microbiológicas.

El cuerpo humano alberga más de 100 billones de microorganismos. Esta comunidad microbiana, denominada microbiota, es fundamental en el mantenimiento de la salud y del sistema inmunitario, ya que la alteración de esta puede desembocar en numerosas enfermedades. Para desarrollar fármacos efectivos contra estas dolencias es fundamental conocer cómo actúa la microbiota ante los patógenos que las provocan. Para ello, la start-up Symbiota del Parque Científico PCUMH desarrolla productos bioterapéuticos con base microbiológica que faciliten el estudio del comportamiento bacteriano, y que ayuden a agilizar y mejorar el desarrollo de soluciones.


Los productos desarrollados por esta compañía se basan en tecnologías de ecología sintética. Gracias a esta tecnología, Symbiota puede sintetizar y reproducir un ecosistema bacteriano in vitro a través de una muestra real, manteniendo la funcionalidad y las proporciones microbiológicas. Esto permite a la empresa del PCUMH recrear distintas microbiotas humanas de una manera customizable, pudiendo simular en ellas diferentes situaciones fisiológicas de salud o enfermedad. Así, la síntesis de estos ecosistemas, que además pueden monitorizarse, permite recrear en modelos animales las condiciones fisiológicas moduladas por la microbiota humana. Con ello se busca desarrollar modelos animales que puedan ser plataformas de evaluación de nuevos fármacos y modelos para experimentación científica.

La empresa puede sintetizar y reproducir un ecosistema bacteriano in vitro a través de una muestra real, manteniendo la funcionalidad y las proporciones microbiológicas.

Tal y como señala la directora de Desarrollo de Producto de Symbiota, Laura Sánchez, estos nuevos modelos animales podrían emplearse para comprender enfermedades crónicas humanas de gran importancia como la enfermedad inflamatoria intestinal, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica o incluso la dermatitis atópica, que afectan a millones de personas en el mundo. “El conocimiento que se puede generar a partir del desarrollo de estos nuevos modelos animales colonizados con nuestros ecosistemas modelo, tendrán gran importancia en la optimización de tratamientos como la inmunoterapia en pacientes de cáncer, donde se ha visto que la microbiota intestinal juega un papel decisivo durante el tratamiento”. Y añade: “Podremos dar un paso más hacia una medicina personalizada, ya que dispondremos de plataformas de evaluación de fármacos en las que se pueda comprobar de manera real si el paciente responde o no a la terapia en enfermedades donde se ha visto que la microbiota es determinante en la respuesta al fármaco”. 


Modelos animales human-like
Para lograr su meta, la empresa Symbiota del PCUMH desarrolla estos ecosistemas microbiológicos con el objetivo de humanizar la microbiota de modelos animales y asemejarla más a la de las personas. “Disponer de estos ecosistemas sintéticos permite estudiar in vivo en modelos animales los efectos ocasionados por el uso de antibióticos u otros fármacos cuando se encuentran en fase de estudios preclínicos”, señala Laura Sánchez. Y añade: “De este modo, conseguimos que se arrojen resultados más reales y se mejoren las ratios de éxito en los posteriores ensayos clínicos”.


Así, a través de esta tecnología la empresa del PCUMH pretende servir de ayuda en el proceso de diseño, desarrollo y evaluación de nuevas terapias o de terapias ya existentes para enfermedades donde se pueda incorporar la microbiota humana al proceso de desarrollo.