Noticias

Aislamiento acústico y térmico, y mejora en la calidad del aire, entre los beneficios de los jardines desarrollados por Hortus Vertical

Entre los planes de futuro de esta empresa, surgida tras ser uno de los ganadores de la 9ª Maratón UMH, es internacionalizar su proyecto

Control de temperatura, reducción de ruido ambiente o beneficios para la salud gracias a su capacidad para absorber CO2. Estas son algunas de las ventajas que ofrecen los jardines naturales. La evolución de estos espacios los ha llevado hasta la verticalidad convirtiéndose, en ocasiones, en grandes murales de arte vivo. Con el objetivo de implantar estas estructuras verdes y sus beneficios en entornos urbanos nació la empresa Hortus Vertical del Parque Científico de la UMH. Hablamos con su CEO y promotor, Rafael M. Medina, para conocer el trabajo de esta start-up así como las ventajas y cuidados de este tipo de espacios.

P: En primer lugar ¿Qué beneficios aporta la instalación de un jardín natural?
R: Cualquier jardín vertical limpia el aire al mismo tiempo que aísla de temperaturas extremas o de ruidos. Al ser una pared verde, reduce el consumo de energía para la climatización y expulsa el oxigeno que todo ser vivo necesita para vivir.

P: ¿Ocurre igual con las cubiertas verdes?
R: Así es. Además de tener las mismas propiedades aislantes que los jardines verticales, las plantas que conforman las cubiertas atrapan también el agua de lluvia y la mantienen en sus sistemas para cuando la necesiten, reduciendo así el consumo del líquido elemento y evitando que el alcantarillado se colapse cuando nos enfrentamos a una gota fría, por ejemplo.

P: ¿Dónde pueden instalarse cada uno de ellos?
R: Prácticamente en cualquier sitio ya que, si no existe una estructura para ello, se puede fabricar.

Cualquier jardín vertical limpia el aire al mismo tiempo que aísla de temperaturas extremas o de ruidos.

P: ¿Cuáles son los retos más frecuentes a la hora de instalar uno de estos espacios?
R: La altura es el principal. Nos obliga a hacer una planificación muy cuidadosa, primero por la seguridad de las personas que están trabajando y segundo porque tenemos que asegurar la supervivencia del jardín en esas cotas.

P: Las infraestructuras, como comentas, no son un problema para su instalación, pero ¿Son aptos estos espacios para todo tipo de climas?
R: Cuando se redacta un proyecto de un jardín vertical, hay que tener en cuenta la exposición al sol, orientación, condiciones climáticas del lugar, etc. Después, según estos parámetros, se prescribirán las plantas idóneas para esas condiciones, de manera que así podemos instalar en cualquier lugar.

P: En muchas ocasiones la gente es reacia a colocar este tipo de estructuras verdes porque creen que requieren mucho mantenimiento ¿Qué tipo de trabajo conllevan realmente estos espacios?
R: Hay cubiertas vegetales que solo necesitan una intervención al año y los jardines verticales de Hortus Vertical no suelen necesitar más de tres revisiones anuales para aportar fertilizantes y limpieza.

P:¿Existe una demanda real de este tipo de estructuras?
R: La verdad es que sí, y cada vez es mayor, sobre todo de estructuras naturales. Clínicas, empresas que quieren proyectar imagen verde, particulares o centros comerciales son los clientes más habituales.

P: ¿Cómo suelen conoceros vuestros clientes?
R: La verdad es que son nuestros propios usuarios los que nos están trayendo trabajo por recomendación. Las redes sociales también, por supuesto. Nuestros proyectos son muy visuales y hoy en día todo se comercializa a través de estas plataformas. Desde el Parque Científico de la UMH y su programa Maratón UMH también hemos conseguido visibilidad para nuestro negocio.

P: ¿Qué hace diferente a Hortus Vertical del resto de empresas del sector?
R: Trabajamos nuestros jardines verticales con un sustrato especializado para tal entorno. Este sustrato está desarrollado por nosotros mismos y garantiza el éxito del jardín. Además, ofrecemos a nuestros clientes asesoramiento, elaboración del proyecto o mantenimiento, incluso en instalaciones que no son nuestras.

Hay cubiertas vegetales que solo necesitan una intervención al año y nuestros jardines verticales no suelen necesitar más de tres revisiones anuales

P: A modo curioso, ¿Cómo surgió la idea de poner en marcha esta empresa?
R: De un viaje que hice a México, donde vi mi primer jardín vertical. A partir de ahí comencé a investigar hasta que decidí lanzar Hortus Vertical.

P: ¿Cuántas personas forman el equipo de Hortus Vertical?
R: Actualmente somos tres y en verano, que es cuando más trabajo tenemos, llegamos a cuatro personas.

P: ¿Tenéis algún nuevo proyecto sobre la mesa?
R: Varios, en espera a que despeje el panorama que nos ha dejado la pandemia, entre ellos, la internacionalización de la compañía.