La ingesta elevada de azúcares y grasas aumenta el riesgo de diabetes, según investigadores de Nutrievidence

Estas investigaciones suponen un importante avance que permitirá a la población aprovechar los resultados para mejorar su salud

Una dieta rica en grasas o azúcares no solo puede perjudicar a la salud y derivar en diferentes patologías, sino que puede empeorarlas y dificultar la eficiencia de los medicamentos

Una alimentación sana y equilibrada es la base de una buena salud. Aunque es una afirmación tópica es una verdad y una premisa que, hoy en día, sigue sin calar en la población. Diabetes, obesidad… una dieta rica en grasas o azúcares no solo puede perjudicar a la salud y derivar en diferentes patologías, sino que puede empeorarlas y dificultar la eficiencia de los medicamentos y el pronóstico de enfermedades. Así lo determinaron los estudios realizados por Enrique Roche, director de la empresa del Parque Científico de la UMH Nutrievidence-Salud, Nutrición y Deporte (SND) e investigador del Área de Nutrición y Bromatología de la UMH junto a otros expertos.

Los estudios han concluido que, en casos de obesidad o diabetes tipo 2, aparecen altos niveles de lípidos en circulación o de azúcar respectivamente. En estos casos, se ha demostrado que los tratamientos, ya sean farmacológicos o dietéticos, suelen funcionar de una forma eficiente. Sin embargo, ambas patologías se complican cuando estos dos macronutrientes, lípidos y azúcares, son elevados y están presentes al mismo tiempo en la circulación, dando lugar a lo que se denomina glucolipotoxicidad: “Cuando el paciente presenta estas dos moléculas en su circulación los tratamientos suelen perder mucha eficiencia y el pronóstico de la enfermedad se dificulta”, señala Roche.

Estas investigaciones suponen un importante avance que permitirá a la población aprovechar estos resultados para mejorar su salud y su alimentación. Así lo expone el director de Nutrievidence: “Podemos explicar por primera vez por qué al consumir estos dos nutrientes de forma abusiva, grasas y azúcares, el organismo no es capaz de defenderse”. De hecho, aunque pueda parecer improbable la ingesta excesiva de ambos nutrientes al mismo tiempo, el experto afirma que esta es muy frecuente. Esto ocurre, por ejemplo, con el consumo de bollería industrial, que contiene estos dos nutrientes en exceso y en sus peores versiones: grasas de mala calidad y azúcares añadidos. “Estos productos, consumidos muy habitualmente en el desayuno o merienda de los niños, deberían estar desterrados de nuestra dieta”, añade Roche.

Mejorar la calidad de vida
Equilibrar la dieta con las cantidades adecuadas de cada nutriente y con alimentos de calidad. Este es uno de los principales consejos que ofrece el investigador y que recomiendan desde su compañía Nutrievidence SND. “Un nutricionista, como profesional de la salud, puede ayudar a las personas que tengan dudas acerca de su alimentación”, destaca Roche, especialmente en casos en los que la asimilación de los nutrientes se produce de forma irregular, por ejemplo debido a alguna patología.

Sin embargo, el director de Nutrievidence recalca que también las personas sanas deberían controlar su alimentación y no excederse a la hora de consumir este tipo de nutrientes, ya que su comportamiento con la comida puede acarrear serias consecuencias. “Cuando una persona aparentemente sana ingiere con frecuencia este tipo de dietas ricas en grasas y azúcares está comprando boletos para una rifa en la que el premio es una diabetes tipo 2”, afirma. Sin embargo, aclara, estos procesos ocurren poco a poco: el problema no es el consumo puntual de estos alimentos, sino el hecho de que pasen a formar parte habitual de la dieta.

Nutrición y deporte
Como señalan desde Nutrievidence SND la base de una vida sana comienza por una dieta equilibrada. Y su complemento perfecto es el deporte. Aunque el ejercicio no es capaz de combatir de forma directa la glucolipotoxicidad, la combinación de deporte y alimentación equilibrada sí es una solución al alcance de todos para prevenir tanto las patologías como sus síntomas. En este sentido, Enrique Roche resalta la importancia de fomentar y financiar los estudios en los que se relacionen deporte y enfermedades ya que estos promueven la educación de los pacientes para que adopten en su día a día hábitos más saludables.

eskisehir escort eryaman escort samsun escort bursa escort